La palabra a los jóvenes españoles

parola-giovani-spagnoli

Todos estamos a la espera de este nuevo gran encuentro en el nombre de Jesucristo. Es una grande alegría participar todos juntos en esta peregrinación de fe. Es Dios quien nos reúne. Es Él quien desea tocar nuestros corazones. Sentimos todo esto y ya quisiéramos estar allí, vivir esos momentos. Pero ¿cuáles son los sentimientos de los jóvenes que nos acogerán en España y en Madrid? ¿Cómo se han preparado a este acontecimiento? Veamos algunos testimonios.

 

Gracias a las distintas JMJ, Juan Pablo II renovó y dio vida a mi espíritu. Espero que ahora podamos acoger y servir con el corazón a todos los que lleguen a nuestras casas en la JMJ de Madrid.

Pablo, 26 años

 

Espero que la JMJ me permita tener un nuevo encuentro con Dios, que es como la gasolina que necesito para caminar cada día. Deseo que sea un signo para el mundo del amor de Dios.

Elena, 22 años

 

La experiencia de vivir una Jornada Mundial de la Juventud no acaba con la vuelta de cada peregrino a su lugar de origen, porque es algo que te marca para toda la vida. Y si alguno quizá piensa al término de la peregrinación que no se ha encontrado con Dios, con el tiempo se dará cuenta de que sí.

Belén, 22 años

 

Tengo muchas esperanzas puestas en esta JMJ, que será la primera a la que asista y que, además, se celebrará en mi casa. La veo venir de lejos, como una gran ola, que llegará el próximo verano para no dejar indiferente a nadie.

Ignacio, 18 años

 

Es importante prepararse antes para este gran acontecimiento. Si estamos dispuestos y le damos nuestro sí al Señor, seremos renovados espiritualmente y conoceremos a Cristo, la mayor de nuestras alegrías.

Alberto, 24 años

 

Preparémonos para dar testimonio de Cristo a todo el mundo. Preparémonos para acoger al Santo Padre y mostrarle nuestro cariño y preparémonos para vivir una experiencia inolvidable: la JMJ Madrid 2011.

Carmen, 17 años

 

Recoger un desafío: demostrarnos a nosotros mismos que es posible cambiar la ruta, darle un cambio a nuestra vida. Aguardo la Jornada Mundial de la Juventud como una experiencia única, para encontrarme con los jóvenes en apariencia muy diferentes entre ellos, pero que se reúnen todos bajo el común signo de la Cruz.

Alberto, 17 años

© Copyright 2011-2015  Consejo Pontificio para los Laicos | Mapa de la web | Links | Contactos