Mis hermanas las santas

mis hermanas las santas

Colleen Carroll Campbell
Nota al lector

Esta es la historia de una peregrinación, de la búsqueda personal de conocimiento y paz que comenzó con esa pregunta tan antigua, tan seductora y tan sencilla: ¿Es esto lo que hay, nada más?

La pregunta adoptó en mi caso un giro contemporáneo y femenino cuando me asaltó por primera vez. Aquella mañana de otoño a mitad de mis estudios universitarios, caí en la cuenta de que no entendía el abismo entre el ambiente fiestero que antes me cautivaba y el vacío aterrador que me consumía en momentos más tranquilos. Fue el inicio de una búsqueda que duraría quince años, un empeño por entender el significado de mi identidad como mujer a la luz de mi fe cristiana y en una cultura marcada por el feminismo moderno.

El camino espiritual que resultó de aquello me llevó a lugares insospechados: a las piscinas de Lourdes y a las ruinas de Auschwitz, al Despacho Oval y al Vaticano. A lo largo de ese camino me enfrenté con los dilemas esenciales de mi generación: la confusión que produce el caos sexual del emparejamiento sin compromiso; la tensión entre mis dos deseos enfrentados, de éxito profesional y de amor comprometido; la ambivalencia en cuanto a las exigencias del matrimonio y la maternidad; la angustia ante el descenso hacia la enfermedad de mi queridísimo padre; y mi manera de enfrentarme a un diagnóstico fatídico.

No me satisfacían ni las respuestas fáciles de los feminismos laicistas, ni las de sus críticos antifeministas. Sin saber cómo, hallé gracia e inspiración en la amistad espiritual de seis santas.

Descubrí almas hermanas en las vidas y obras de Teresa de Jesús, Teresa de Liesieux, Faustina de Polonia, la alemana Edith Stein, la madre Teresa de Calcuta y María de Nazaret. Estas mujeres les hablaron a mis anhelos más profundos, me guiaron en las decisiones más difíciles y transformaron mi concepto del amor y la liberación.

Al lector tal vez le choque que hable de amistades íntimas con mujeres que jamás he visto, mujeres que vivieron hace décadas, siglos, milenios. Aquella joven que yo fui habría estado de acuerdo. Pero eso era antes: antes de iniciar el camino, antes de que las alegrías, las penas y los reveses que relatan estas páginas me convencieran de la realidad viva y poderosa de la comunión de los santos.

Espero que la historia de mi peregrinación, y las historias de las seis santas mujeres que me guiaron, animen al lector a descubrir personalmente el verdadero consuelo que tantas veces se olvida en este tiempo tan individualista: que el peregrino que busca a Dios jamás viaja solo.

 

Mis hermanas las santas

Por: Colleen Carroll Campbell; autora, periodista, presentadora de televisión en EWTN, trabajó como redactora de discursos presidenciales.

Ediciones Rialp 2015

Su página web es: www.colleen-campbell.com.

Extracto tomado de Google books.

Reseñas


© Copyright 2011-2015  Consejo Pontificio para los Laicos | Mapa de la web | Links | Contactos