La red: una nueva frontera que se abre al incio de este milenio

plenariaIMG_8152.CR2

La elección del Consejo Pontificio para los Laicos de dedicar la XXVI Asamblea Plenaria al tema “Anunciar a Cristo en la era digital” se deriva de la constatación de que el mundo de la comunicación digital, en brevísimo tiempo, ha cambiado profundamente la escena cultural y social de nuestro planeta.

El cardenal Stanisław Ryłko, que inició los trabajos de la primera jornada, recordó – citando al papa Juan Pablo II – que mundo de Internet, el “ciberespacio” «es, por decirlo así, una nueva frontera que se abre al inicio de este nuevo milenio. Como en las nuevas fronteras de otros tiempos, ésta entraña también peligros y promesas [...]. Para la Iglesia, el nuevo mundo del ciberespacio es una llamada a la gran aventura de usar su potencial para proclamar el mensaje evangélico [...] especialmente entre los jóvenes, que se dirigen cada vez más al mundo del ciberespacio como una ventana abierta al mundo».

Continuando con su intervención, el Card. Ryłko dijo: “Al programar nuestros trabajos, hemos querido evitar dos acercamientos extremos que dominan hoy el debate cultural sobre el argumento. Por un lado está la tendencia de demonizar la red, que reconoce en ella sólo amenazas y peligros; por otro lado hay una actitud de un aplauso incondicional que ve en las nuevas tecnologías y nuevos lenguajes exclusivamente ventajas, casi como si por sí mismas fueran la garantía de un luminoso futuro para la humanidad. Ambas posiciones se presentan correlacionadas en publicaciones, estudios e investigaciones. Pero ¿dónde está la verdad? El dato que emerge del Magisterio es que un cristiano no puede huir del desafío de enfrentarse con la novedad que conlleva el fenómeno”.

Los trabajos de la mañana continuaron con la ponencia del Prof. Mario Pollo, que subrayó cómo la llegada de la cultura digital ha cambiado algunos paradigmas espaciotemporales en los que el hombre, desde siempre, está acostumbrado a vivir. Así el espacio/tiempo se ha convertido en espacio/velocidad, la crisis del concepto de tiempo ha reducido la capacidad de hacer proyectos, y la ‘desterritorialización’ ha puesto en crisis a la comunidad tradicional creando así nuevas focalizaciones sobre el destino y el sentimiento.

Los trabajos de la tarde iniciaron con una ponencia del Prof. Tonio Cantelmi, que destacó los inicios, que resultan evidentes, de que la llegada de las teconologías digitales han producido mutaciones psico-cognitivas que, de hecho, ponen los fundamentos para una nueva antropología. El Prof. Cantelmi insitió en la necesidad de tomar conciencia de un fenómeno de potencialidades formidables y que por ello tiene que ser guiado en modo adecuado por la que será la última generación pre-digital.

En la ponencia que concluyó los trabajos de la primera jornada de la Plenaria, el P. Antonio Spadaro insistió en el carácter real de las experiencias de la red, explicando que, como dijo Benedicto XVI, “el ambiente digital no es un mundo paralelo o puramente virtual, sino que forma parte de la realidad cotidiana de muchos, especialmente de los más jóvenes”. Por este motivo: “Hasta que no se diga que hay que salir de las relaciones en la red para vivir las relaciones reales, se confirmará la esquizofrenia de una generación que vive el ambiente digital como un ambiente puramente lúdico en el que se pone en juego un segundo yo, es dcir una identidad doble que vive de banalidades efímeras, como en una burbuja carente de realismo físico, de contacto real con el mundo y con los demás”.

© Copyright 2011-2015  Consejo Pontificio para los Laicos | Mapa de la web | Links | Contactos