Considerar la Creación como un don maravilloso de Dios

IMG_8779

La XXXI Jornada Mundial de la Juventud “Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia” iniciará oficialmente mañana con la santa misa de apertura, pero el “viento de fiesta” ya ha inundado plenamente Cracovia. Cada esquina de esta hermosa ciudad, de la periferia al Wawel, el centro histórico, está inundada de los sonidos y colores de los peregrinos, acogidos en todas partes, que prácticamente han tomado posesión de la grande y antigua plaza del mercado, corazón de la vida nocturna de la ciudad.

En este clima, tuvo hoy lugar, en el Auditórium de la Universidad Jagellónica, el congreso “Ecología integral. Laudato Si’ – Los jóvenes protagonistas del cambio”, promovido por los Ministerios del Ambiente italiano y polaco, la Universidad Papa Juan Pablo II de Cracovia, la Fundación Juan Pablo II para los Jóvenes, la Fundación “Príncipe Alberto II” de Mónaco y el Comité Organizador de la JMJ de Cracovia, con la presencia de S. Em. el cardenal Stanisław Dziwisz, arzobispo de Cracovia, S. Em. el cardenal Peter Turkson, presidente del Consejo Pontificio Justicia y Paz, y los dos Ministros del Ambiente italiano y polaco.

Es una iniciativa – escribió el papa Francisco en el mensaje enviado al congreso – que “ayuda a reflexionar sobre la común responsabilidad como guardianes de la creación en el plan de Dios inscrito en la naturaleza”. El Santo Padre “exhorta a considerar que la Creación es un don maravilloso de Dios para que sea utilizado en beneficio de todos. Es necesario comenzar por nuestra vida cotidiana si queremos cambiar estilos de vida y reducir el despilfarro, conscientes de que también los pequeños gestos pueden garantizar la sostenibilidad y el futuro de la familia humana.

El programa era muy rico, con intervenciones de jóvenes y ponentes de todos los continentes. Importante era, sobre todo, la lectura que hizo el cardenal Turkson de la Laudato Si’. Explicó que para el papa Francisco era crucial dialogar sobre el tema del ambiente, para encontrar una solución a los problemas del cuidado de la creación y de los pobres en medio de nosotros. Es un diálogo que tiene que ocurrir a nivel local, nacional e internacional. Hace falta una conversión del corazón, un cambio del estilo de vida en vista de una “ciudadanía ecológica”. La encíclica, concluyó, es también una contemplación, pues la oración abre y cierra el documento. Si la Creación es obra de Dios, entonces debemos elevar los ojos al cielo para contemplarlo.

El presidente del Consejo Pontificio para los Laicos, S. Em. el cardenal Stanisław Ryłko, envió un saludo a los participantes, en el que recuerda haber participado al acto de presentación de la encíclica Laudato Si’ y haber tenido en aquella ocasión la clara percepción de que el cuidado de la creación es un tema teológico, que mucho tiene que ver con nuestra fe. Así como cuidamos de un regalo por amor a quien nos lo ha hecho, así tenemos que cuidar de la Creación, don de Dios a los hombres y las mujeres de todos los tiempos.

El legado concreto del congreso es un “Manifiesto de los jóvenes de la JMJ para una Ecología integral”, que podéis leer y descargar en este mismo sitio.

Manifiesto de los jovenes de la JMJ 2016 por una Ecologia Integral (NO DEFINITIVO)

Fotos del congreso

© Copyright 2011-2015  Consejo Pontificio para los Laicos | Mapa de la web | Links | Contactos