Los movimientos eclesiales y las nuevas comunidades se unen estrechamente en torno a Benedicto XVI

pentecoste1996

La noticia sobre la renuncia del Santo Padre, Benedicto XVI, ha suscitado, entre los fieles de los movimientos eclesiales y las nuevas comunidades, un sentimiento unánime de gratitud por las enseñanzas recibidas y por la solicitud paternal con la que se han sentido acompañados en estos casi ocho años de pontificado.

En muchos de los sitios oficiales de las asociaciones y de los movimientos reconocidos por el Consejo Pontificio para los Laicos se han publicado mensajes de gratitud y de cercanía al Santo Padre, cuyo ministerio petrino está por concluir.

María Voce, presidente del movimiento de los Focolares, por ejemplo, escribió: «Santidad, nos gustaría que supiese que estamos a Su lado, en oración profunda y continua para la nueva fase que ahora se abre en Su vida y en la vida de la Iglesia. ¡Le queremos y Le querremos siempre!».

En un comunicado oficial publicado en su sitio, la Comunidad de San Egidio manifiesta que «está cercana, con afecto filial, al Papa Benedicto XVI». Al mismo tiempo, la Comunidad expresa «la gratitud por el amor por la Palabra de Dios, la predilección por los pobres, su amplia enseñanza y la mansedumbre que han caracterizado sus años de pontificado».

Los representantes de los movimientos eclesiales y de las nuevas comunidades han de leer el gesto del papa Benedicto XVI a la luz de la fe. Don Julián Carrón, presidente de la Fraternidad de Comunión y Liberación, por ejemplo declaró: «El gesto del Papa es un reclamo poderoso para que renunciemos a cualquier seguridad humana, confiando exclusivamente en la fuerza del Espíritu Santo».

También para Laurent Landete, moderador de la Comunidad del Emmanuel, la elección del papa Benedicto XVI hay que leerla en un modo espiritual: «Ésta manifiesta la voluntad de no apropiarse de la propia misión y traerá frutos en el futuro de la Iglesia».

Mas el sentimiento que prevalece es el de la gratitud que se expresa en muchas cartas, comunicados y vídeos, publicados en los respectivos sitios de Internet. En representación de esta actitud ponemos aquí las palabras de Madre Elvira, de la Comunidad del Cenáculo, que escribe: «Querido Santo Padre, permita que unamos nuestra sencilla voz al coro de la Iglesia y del mundo, después del anuncio sorprendente que Vd. nos ha dado ayer, que se ha elevado en todas partes. Queremos estar, con nuestros pobres pero sinceros corazones, íntimamente unidos a su corazón de Padre en este momento, para decirle sencillamente un inmenso “GRACIAS” por todo lo que nos ha regalado en estos años y para confirmarle que “LE QUEREMOS MUCHO”; en este momento, permítanos decírselo, ¡ahora mucho más!».

Otras declaraciones:

- Il Cammino Neocatecumenale eternamente grato al Santo Padre (Zenit.org)

- ICCRS President on Pope Benedict XVI's Resignation (YouTube)

- Los mejores momentos del pontificado del Papa Benedicto XVI (Hogar de la Madre)

- Lettera della "Catholic Fraternity" al Santo Padre

© Copyright 2011-2015  Consejo Pontificio para los Laicos | Mapa de la web | Links | Contactos