laici_va_2016-01-19_011

Reflexiones sobre Mujeres y Trabajo

María Eugenia Sánchez Valdayo

Es necesario replantear la humanización de los procesos en el mundo laboral, la eficiencia y productividad no deben estar reñidas con planteamientos de mujer y madre, la maternidad en la mujer que trabaja ha de ser un valor al alza, no un problema.

La aportación socio política y cultural de la mujer ha de ser un planteamiento a tener en cuenta, es mucho lo que hay en juego y todo ha de analizarse en la medida que la mujer se ve relegada a veces a un papel no exento de dificultades.

Si el mundo del trabajo pensara que el centro es el hombre y la mujer, conduciría a nacimientos de sociedades más justas, y la familia no se consideraría de interés privado, si no de interés general de la sociedad.

Es interesante considerar como el papel imprescindible de la mujer, nos lleva a pensar que el género humano no puede prescindir de ella en los ambientes públicos y privados y como se han de replantear los roles masculinos y femeninos de la mujer y el hombre en la vida familiar y en la profesional.

Con carácter más específico, aunque hasta ahora las mujeres no queríamos cuotas, ahora hay una corriente para dar este impulso, obligar para que llegue, pero no sirve de nada una cuota impuesta, si no revolucionamos el sistema de trabajo.

 La evolución de la tasa de desempleo en los países ha caído y el de la mujer mas, el GAP salarial es un hecho y si lo relacionamos con las pensiones aun mas, las mujeres interrumpen su vida laboral por la maternidad y además estas viven más que el hombre, por lo que después tienen menos años cotizados y menores pensiones.

 La gente quiere tener hijos, pero estamos ante un invierno demográfico, un suicidio demográfico, hay muchas dificultades, en España la media es de 1.3 y para subsistir el sistema y regenerar la población y por ende las pensiones, deberíamos estar en un 2.1 de media.

En España y en otros países las políticas de conciliación se tienen pero por motivos de imagen, pero esto no logra cambiar el sistema y el entorno. La empresa es una organización humana, pero gestionamos de distinta manera. La Responsabilidad Familiar Corporativa, pasa por la cultura de la empresa y por el cambio real en la manera de gestionar las mismas.

En cuanto a la gente joven ellos se plantean la dualidad entre tener hijos o seguir con la carrera profesional, esto a veces es muy difícil de sostener, el trabajo se ha ido construyendo en torno al hombre, sin cargas familiares, esto ha de cambiar.

Se ha de trabajar por un modelo de sociedad multitasking, todos tenemos que desempeñar muchos roles, este es el verdadero avance de la sociedad, y lo que hará que la maternidad no sea un problema, si no un valor al alza.

La complementariedad entre hombre y mujer ha de ser una necesidad, no hay que sustituirse.

Es necesaria una revolución total de la organización del trabajo, estamos aun en el modelo taylorista del mismo, y la mujer encuentra serias dificultades en el segundo ciclo de la vida laboral, cuando han de tener hijos, en el primer y tercer ciclo si existe la igualdad, pero en el momento de la maternidad es obvio que el tratamiento es diferente, si no existen buenas políticas de conciliación y de armonía entre trabajo y maternidad, la mujer se encuentra en encuentra a veces en disyuntivas complicadas, si me salgo del ciclo de trabajo, además de no poder avanzar y especializarme, llego con dificultad al tercer ciclo laboral, el del asentamiento y madurez.

En definitiva, querer una sociedad más justa y solidaria pasa por encontrar vías de solución reales a la disyuntiva de Trabajo y Mujer.

© Copyright 2011-2015  Consejo Pontificio para los Laicos | Mapa de la web | Links | Contactos