Las mujeres y el trabajo : Inventar un nuevo equilibrio de la vida

laici_va_2016-01-19_000

Mouvement Chrétien des Cadres et dirigeants
18 rue de Varenne – 75007 PARIS

Las mujeres y el trabajo : Inventar un nuevo equilibrio de la vida

El Movimiento de Ejecutivos y Líderes Cristianos (MCC) nació en 1965 en el momento en que las mujeres tuvieron acceso a los puestos ejecutivos a través del desarrollo de la educación superior. Llegaron a los equipos de MCC, que originalmente eran de sexo masculino, primero como esposas y luego cada vez más como ejecutivas.

El MCC ha acompañado este movimiento con sus avances y dificultades, su búsqueda de nuevos equilibrios de vida para la mujer, la pareja y la familia.

La pareja y el trabajo.

Testimonio de Claire Jacquet

El equilibrio entre la vida profesional y personal no se limita a la pareja : lo supera ampliamente porque dentro de la familia lo de los niños pide una atención crucial. [...] Nos pasamos mucho tiempo buscando un equilibrio, porque la constitución de nuestra pareja y la llegada de nuestros cuatro hijos muy seguidos fueron en poco tiempo, fuente de muchas preguntas, a veces inquietantes. [...]

Pareja : vivir juntos o lado a lado

Hoy en día, la mujer puede, como el hombre, vivir una vida fuera del hogar. [...] Con la llegada de los niños, todo puede cambiar o ser mantenido como es. O bien el centrarse en sí mismo sigue siendo lo primero, y rápidamente se hace difícil por la pareja, o bien el proyecto de pareja y de familia toma su verdadera medida.

¿ Qué buscamos en la vida laboral ?

En primer lugar, es necesario revisar el significado de nuestra ambición profesional.

- Desde el punto de vista del individuo : para asegurar su independencia, sus ingresos y su futuro; para prosperar basándose en sus estudios; para adquirir una identidad, condición social, etc. Todos estos motivos no desaparecen con la entrada en la vida de pareja. Por el contrario, se agravan si el telón de fondo es el de la posible separación de la pareja.

- Desde el punto de vista de la pareja: para garantizar los flujos de ingresos - sobre todo porque el desempleo de uno siempre es posible; para asegurar el vínculo de cada cual con el mundo del trabajo – y por lo tanto un cierto equilibrio en la pareja porque trabajar es ser reconocido..., etc.

[...] Cuando no trabajo (en el sentido de estar empleada), porque la vida familiar lo impone, es obvio que el único salario percibido es tanto mío como el de Vincent. Estamos vinculados por un proyecto que supera el "quién hace qué". Personalmente, considero adquirida la igualdad mujer/hombre en derechos, y eso me da la libertad de tomar decisiones que no se refieren a los modelos tradicionales. Pero tan pronto como sea posible, debemos ir más allá de la cuestión de la igualdad que sigue siendo imperfecta para aventurarnos en nuevas direcciones. Lo importante es quizás no encerrar el otro en un papel.

¿ Qué negociaciones entablar ?

En cada cambio, por lo tanto, nos preguntamos si, al negociar, nos limitamos a nuestros intereses individuales, o si incorporamos elementos específicos de nuestro matrimonio, nuestros hijos, la vida familiar y nuestro proyecto la vida a largo plazo. [...]

La empresa con respecto a la pareja

La empresa no conoce a la pareja, pero conoce a una persona con un contrato. Cada cual debe saber lo que realmente pone en el contrato más allá de la descripción del trabajo. ¿ Por qué llegamos a casa tarde del trabajo: real sobrecarga de trabajo o poca ganas de volver a casa ?

La vida familiar no es satisfactoria en todo momento : para las mujeres que conocen la agitada vida profesional donde uno tiene la impresión de ser muy inteligente, y que también conocen los cambios de pañales, los gritos de los niños y los baños a 18h, no hay comparación. Yo entiendo por qué algunos hombres no se arriesgan en esta aventura ; también sé que para algunas mujeres, es mejor confiar todo esto a una enfermera o un ama de casa - cuando una es ejecutiva, tiene mayores oportunidades – para ponerse también los pies debajo de la mesa al llegar a casa del trabajo.

[...] La vida familiar exige paciencia y exigencia y nunca da inmediatos resultados. Esta exigencia se debe compartir en pareja por toda la vida. Mientras que por el contrario el tiempo de la empresa es el corto plazo. La santificación del trabajo profesional es también un arma peligrosa: cuando se está bajo la mirada del otro por su actuación profesional, no hay lugar para el fracaso. Por eso, tal vez, se ven a desempleados que no dicen a sus esposas nada de sus dificultades profesionales, y pretenden ir a trabajar. [...]

Más allá de esta cuestión de la vida profesional está el tema de los roles: todos recordamos, especialmente las mujeres, los roles bien establecidos de la generación de nuestros padres. Esto se reproduce, en la mayoría de los casos, o se rechaza. ¿ Podríamos combinar e inventar una nueva manera ?

1997 – Responsables n° 285

Trabajo de mujer, mujer al trabajo

Francia Quéré

La explosión del trabajo de las mujeres ha sido una inversión de tabúes, una verdadera revolución. La mujer tendrá derecho a todos los oficios. … .Ella postulará para los trabajos que no tienen nada que ver con el género femenino : jueces, ingenieros, gerentes de ventas, conductores... Hoy en día, esta conquista está a punto de concluir. Mientras que las mujeres son menos pagada, más frecuentemente desempleadas. En cien años, nunca había visto una parte de la población - ¡ y que parte ! 50% - lograr una revolución social de esta naturaleza. [...]

Muchas mujeres están ansiosas - especialmente cuando se trabaja por elección y no por necesidad ; sienten la culpa de quien por estar aquí no puede estar allí, y viceversa ; pero la mayoría tiene un gran placer de trabajar, y están felices de vivir. En cuanto a los hombres, más parece que pagan por una ayuda en la casa, que asumir un verdadero intercambio. Pero la introducción de los padres en la vida familiar - antiguo coto de caza de la mujer - es percibida por ellos como una mayor felicidad, especialmente a través del cuidado de los niños pequeños. [...]

Eva tiene básicamente una suerte loca. Fue creada en segundo lugar. Cuando abrió los ojos vio a un hombre delante de ella, por tanto una razón para vivir. [...] Y tal vez se puede interpretar este relato de la Génesis, en el sentido de una respuesta parcial al enigma de los sexos. Él es perseguido por el drama de la soledad. Y ella, de alguna manera, tiene la respuesta; ya que no conoce la soledad, puesto que siempre tiene al otro frente a ella.

1995 - Responsables n° 269

Para los hombres

Desde hace 7 años, la mañana del miércoles estoy trabajando en casa y por la tarde estoy con nuestros tres hijos preadolescentes. Trabajar a tiempo parcial no fue evidente. Tuvimos que superar una doble pared psicológica: la mía y la de mis colegas (trabajo en la informática).

Parecía difícil anunciar a mi manager mi deseo de trabajar menos para cuidar más de mi familia. Esta opción podía ser entendida como una forma de menor motivación profesional. Sin embargo, varias razones me han llevado a revisar mi organización del tiempo : las crecientes responsabilidades profesionales de mi esposa quien era manager del control interno en Generali, la evolución de su ingreso comparado al mío, el tiempo de viaje entre mi casa y el trabajo. Teníamos que hacer frente a la cuestión de la "rentabilidad" económica del trabajo a tiempo parcial del uno o del otro, y se impuso en mí la necesidad de encontrar un nuevo aliento profesional.

Hoy no me arrepiento de esa elección.

El teletrabajo me permite una mayor concentración en medio de una semana donde estoy en open space, y una economía significativa de tiempo de transporte. El trabajo a tiempo parcial me permite encargarme de las citas médicas de los niños, de conducirles a sus actividades extracurriculares. Me da alegría almorzar con ellos, momento más tranquilo que con los comensales de la semana. Me hace más consciente de lo que tengo que anticipar y encargarme para la familia. También estoy más abierto a dar un poco de tiempo para los demás : la sección juvenil del club de triatlón, de la que estoy monitoreando el entrenamiento en la piscina, o en Caritas donde organizo comidas.

François Rousselet, 2014

Tiempo de mujer, una relación diferente con la vida

Reflexión de Ana María de Besombes 1

¿ Cómo hablar de celo ? Sin herir a nadie. Ni herirse a sí mismo. Más allá de lo "políticamente correcto". Las palabras son difíciles de elegir. Y sin embargo, cómo no hablar de lo que es "tiempo" para las mujeres. En la adolescencia y a continuación, en la plenitud de la vida y de la fertilidad, también hay una manera femenina de ver el paso del tiempo. Impone anticiparlo, recibirlo, darlo. [...] Esta el momento de dar a luz o no que se impone en un momento dado. La pregunta surge en la vida de cualquier mujer. Que dé a luz o no. Por lo tanto parece que el tiempo no está en sus manos. Darse prisa, rechazar, esperar, desesperarse…No se permitir que el presente se escape.

La posible aparición de la vida : un trastorno

Esta posible aparición de la vida dentro de su propia vida transforma radicalmente su relación con el tiempo. Imponiendo un ritmo, etapas, promesas. Escapando de la perfecta organización, introduciendo múltiples imprevistos en medio de un recorrido controlado. Que sea profesional o personal. Algo más instintivo se pone a la obra. Los relojes ya no van al mismo ritmo ni todos juntos. [...] "Cuando vuelven de la maternidad, encuentro a algunas increíblemente capaces, a pesar de meses de ausencia", dice un amigo Director de Recursos Humanos.

Las mujeres, generalmente, mejor educadas que los hombres, (en Francia, las estadísticas lo dicen) ponen, muchas, la fertilidad después de la entrada en la vida profesional. [...]

[...] ¿No tiene la vida un sabor especial en todo lo que no se cuenta, para los hombres y las mujeres ?

Aunque sea necesario contar. Se oye decir: "Mis mejores recuerdos". Olvidando el estrés, la fatiga y a veces los dramas.

La maternidad es generadora de angustia profesional, a pesar de que está protegida por el código del trabajo. ¿Quién no ha sentido al partir "por una buena causa" que al regreso las cosas podrían haber cambiado? Y no necesariamente positivamente. Es la ocasión abandonar el control. Atreverse a confiar y tener confianza en sí mismo. El proyecto de un niño prevalece sobre cualquier otra cosa. Signo de libertad. En vista de algo más importante que una.

Toda la vida está en esta obra de creación [...]

2011 - Responsables n° 412

En cuanto a los solteros

Testimonio de Catalina, miembra del MCC

Naturalmente, el ámbito profesional ocupa una gran parte de mi vida diaria. Sin embargo, me parece que vivo, como mujer, las mismas dificultades, las mismas contradicciones, las mismas preguntas acerca de la necesidad de prosperar en su trabajo que otras amigas casadas o en pareja. Simplemente, la opción de participar plenamente cuando un proyecto me apasiona parce más fácil porque es puramente individual.

[...] Mi agenda sigue dividido entre un compromiso profesional controlado, un compromiso caritativo que me importa y la disponibilidad para los amigos fieles. Confieso huir la soledad, que no sé hacer productiva. También tomé la decisión de compartir departamento y me gusta invitar regularmente, organizar eventos, viajes, etc.

Esta vida densa me ayuda a descentralizarme, rehusó vivir para mí y agradezco los momentos de soledad, tiempos para leer, o para mi renovación espiritual a través de la Adoración semanal o de cortos retiros espirituales.

1997 – Responsables n° 285

© Copyright 2011-2015  Consejo Pontificio para los Laicos | Mapa de la web | Links | Contactos