Hacia el III Congreso Mundial de los Movimientos eclesiales y nuevas Comunidades

IMG_9265

Del 20 al 22 de noviembre de 2014, tendrá lugar en Roma, en el Pontificio Colegio Internacional Maria Mater Ecclesiae, el III Congreso Mundial de los Movimientos y nuevas Comunidades, cuyo tema será “La alegría del Evangelio: una alegría misionera…” (cf. Evangelii Gaudium, 21); en él participarán, como invitados del Consejo Pontificio para los Laicos, los delegados de las realidades asociativas internacionales más difundidas en el mundo, que ya están aprobadas como asociaciones internacionales de fieles o que están en permanente diálogo con nuestro dicasterio.
Las precedentes ediciones de 1998 y 2006 tuvieron lugar coincidiendo, lógica y cronológicamente, con los encuentros de estas realidades eclesiales con los papas Juan Pablo II y Benedicto XVI, para reflexionar juntos sobre los temas más urgentes y emergentes dentro de la identidad y misión de las asociaciones de fieles en la Iglesia y el mundo.
En la fiesta de Pentecostés de 2013, con ocasión del Año de la Fe, los movimientos eclesiales y las nuevas comunidades, junto a otras realidades asociativas en el seno de la Iglesia, escucharon las palabras del papa Francisco que, antes del Regina Coeli, se dirigió a ellos con palabras que resuenan aún hoy en nuestro corazón: «¡Sois un don y una riqueza en la Iglesia! ¡Esto sois vosotros! […]. ¡Llevad siempre la fuerza del Evangelio! ¡No tengáis miedo! Tened siempre la alegría y la pasión por la comunión en la Iglesia!».
Después del encuentro de Pentecostés, el Santo Padre Francisco nos regaló además un documento nuevo y fundamental, es decir la exhortación apostólica Evangelii Gaudium, que es un verdadero vademécum para los movimientos eclesiales y nuevas comunidades.
En este documento, el papa Francisco considera un objetivo prioritario para el camino de la Iglesia de nuestros días la nueva etapa evangelizadora, marcada por la alegría, «la dulce y confortadora alegría de evangelizar» (cf. N.º 9).
Por ello, consideramos oportuno partir de estos presupuestos para organizar, una vez más, un momento de debate y reflexión común, para poder asimilar aún mejor las palabras del Santo Padre y volver a leerlas a la luz de las experiencias y los desafíos que los movimientos eclesiales y las nuevas comunidades experimentan hoy en día. Muchas de estas realidades asociativas son el fruto del Concilio Vaticano II, cuyo cincuentenario hemos apenas celebrado, por lo que podemos hablar hoy de una época de la edad adulta, de una etapa de la madurez eclesial.
El deseo del Consejo Pontificio para los Laicos es que este Congreso pueda hacer más evidente y alentar aún más la adhesión valiente de los movimientos eclesiales y nuevas comunidades a la invitación insistente del Papa a entrar en la “dinámica de la salida misionera”.
La organización del Congreso ha experimentado, con el pasar del tiempo, numerosas etapas.
Después del encuentro del 27 de junio de 2013 con muchas realidades asociativas internacionales en la sede de nuestro dicasterio, con el fin de dar inicio a la reflexión común en un encuentro sobre el tema “Un nuevo Papa, un nuevo inicio”, el Consejo Pontificio para los Laicos consultó a los movimientos eclesiales y nuevas comunidades sobre la organización, la logística y los principales temas a tratar en el Congreso Mundial.
Todos a los que hemos consultado han respondido, mostrando en seguida y con entusiasmo su adhesión a esta iniciativa.
Entretanto, se han abierto formalmente las inscripciones de los delegados al Congreso, inscribiéndose hasta ahora miembros de movimientos eclesiales y nuevas comunidades provenientes de todos los continentes y de más de ochenta realidades asociativas internacionales que, durante los días del Congreso y como signo concreto de la comunión eclesial, serán acompañados por la participación de algunos obispos, provenientes de realidades diocesanas y otros organismos de la Curia Romana.
Asimismo, se han inscrito al Congreso unos cincuenta y cinco fundadores y responsables generales de diferentes comunidades de todo el mundo.
Los Superiores del dicasterio tomaron la decisión de dedicar todo el encuentro anual con los movimientos eclesiales y nuevas comunidades, que tuvo lugar el pasado 27 de junio en la sala Pío XI del Palazzo San Calisto, a la preparación de este importante evento y a la escucha de lo que los participantes del mismo, provenientes de más de treinta asociaciones internacionales de fieles distribuidas por todo el mundo, quisieron compartir en relación al programa del Congreso Mundial del mes de noviembre de 2014.
El encuentro anual tuvo como tema “Juntos hacia el III Congreso Mundial de los Movimientos eclesiales y nuevas Comunidades”.
Después de rezar como asamblea la hora intermedia, Su Excelencia Mons. Josef Clemens, secretario del Consejo Pontificio para los Laicos, junto con transmitir a los allí reunidos el saludo del presidente del dicasterio, el cardenal Stanisław Ryłko, agradeció por la diligente y numerosa participación al encuentro de parte de los movimientos eclesiales y nuevas comunidades.
En su intervención recordó los precedentes e históricos Congresos Mundiales, destacando los encuentros que tuvieron lugar en los años 1998 y 2006. Como línea importante de preparación al Congreso de noviembre, subrayó la invitación de papa Francisco, que podemos encontrar en la exhortación apostólica Envangelii Gaudium, es decir la de edificar una Iglesia en salida, que sea protagonista de la propia transformación, misionera, también a través de la aportación de los movimientos eclesiales y nuevas comunidades, porque las «comunidades de base y pequeñas comunidades, movimientos y otras formas de asociación, son una riqueza de la Iglesia que el Espíritu suscita para evangelizar todos los ambientes y sectores. Muchas veces aportan un nuevo fervor evangelizador y una capacidad de diálogo con el mundo que renuevan a la Iglesia» (Evangelii Gaudium, N.º 29).
Por ello, el obispo Mons. Clemens afirmó que «nuestro Congreso del mes de noviembre quiere ser una respuesta clara y decidida de los movimientos eclesiales y las nuevas comunidades sobre su aportación para un despertar misionero en toda la Iglesia».
Monseñor Antonio Grappone, jefe de oficina del Consejo Pontificio para los Laicos, ilustró a continuación a los presentes el programa del Congreso, subrayando el profundo significado de los temas a tratar y volviendo a la necesidad de conversión y reforma, que exhorta personalmente a todos los cristianos y a la Iglesia en su conjunto. Tal como afirma el Papa en el número 130 de la Evangelii Gaudium, esto interpela especialmente a todas las realidades que el Espíritu Santo ha querido inspirar en el seno de la Iglesia de nuestros días, determinando la «nueva época asociativa de los fieles laicos» (Christifideles Laici, N.º 29).
Después de rezar juntos la oración, que el Consejo Pontificio para los Laicos ha preparado para este tiempo de preparación al Congreso Mundial, los superiores y oficiales del dicasterio pusieron atención en las numerosas intervenciones por parte de los participantes del encuentro. Éstos demostraron una profunda conciencia de movimientos eclesiales y nuevas comunidades con respecto al propio papel en este programa de conversión y reforma junto a la voluntad y el deseo de que el Congreso de noviembre pueda ser la ocasión fecunda para analizar cómo cada uno, desde el propio carisma y en comunión profunda con toda la Iglesia y las demás realidades, pueda aportar su contribución de madurez y compromiso dentro del proyecto tan deseado por el papa Francisco.
Mons. Josef Clemens recordó a continuación, cómo el carácter, buscado y querido, del Congreso Mundial sea precisamente el del encuentro, el diálogo y la escucha mutua. Por ello, no se tratará de un encuentro de carácter académico, en el que expertos en la materia pronuncien conferencias a un público de participantes oyentes. Se tratará más bien de un mutuo intercambio de ideas, reflexiones y experiencias en los que los mismos congresistas, en los numerosos y amplios espacios reservados al debate y en los momentos comunitarios, puedan convertirse en actores principales del mismo Congreso, compartiendo con todos sus consideraciones y valoraciones según los temas propuestos.
Al final del encuentro del 27 de junio, Mons. Clemens dirigió palabras de agradecimiento a todos que, por medio de su participación, han querido demostrar la disponibilidad de los movimientos eclesiales y nuevas comunidades a responder a la llamada del papa Francisco, iniciando de este modo oficialmente la última etapa de la fase de preparación que, el próximo mes de noviembre, llevará al gran encuentro de estas realidades eclesiales.

© Copyright 2011-2015  Consejo Pontificio para los Laicos | Mapa de la web | Links | Contactos